Artículos filosóficos

 Los artículos publicados son propiedad intelectual de la Organización Internacional Nueva Acrópolis. Los mismos han sido escritos por instructores y miembros de la Organización como resultado de sus trabajos de investigación y de su colaboración activa en la difusión de la Filosofía Comparada de Oriente y Occidente. Los artículos pueden solicitarse vía mail (info@nueva-acropolis.org.ar).

Gracias a todos los que contribuyen con este trabajo!

 

"La lectura hace el hombre completo; la conversación lo hace ágil, el escribir lo hace preciso" - Francis Bacon-

Caballeros del Zodiaco: Filosofía y Simbolismo

 

Hace más de 2500 años, el filosofo Platón nos hablaba de la importancia de educar a los niños a través de los cuentos. ¿Por que? ¿Que nos pueden enseñar relatos que no son reales en el sentido más materialista de la palabra?

Lo que ocurre es que un niño no puede asimilar verdades en forma directa y llana. Los cuentos permiten dejar ideas en forma indirecta, por medio de relatos ficticios que, sin embargo, dejan valores en el inconsciente del niño.

 

Aquí entran los “Caballeros del Zodiaco”, como una adaptación de aquellos cuentos pero en el mundo moderno. Comenzó como un “manga shaonen” (historieta dirigida para el publico adolescente) en la década del 80. El argumento central de la serie es la lucha de un grupo de Caballeros por defender a Saori Kido, la reencarnación de Atenea (representada como la Justicia en la mitología griega). Durante la serie, se enfrentan con otros personajes mucho más fuertes que ellos, pero su Amor por la Humanidad los impulsa a esforzarse para superarse a ellos mismos y vencer una a una cada batalla.

 

¿De donde viene esta historia? El autor del manga es Masami Kurumada, japonés nacido en Tokio en 1953. Es a través de su vida que podemos entender su inspiración para crear a los Caballeros del Zodiaco. Vivió su infancia en un Japón en plena reconstrucción tras la 2da guerra Mundial donde se recuperaron valores clásicos del Japón tradicional. 

Otro elemento importante fue su gusto por la mitología, en general, y la cultura griega, en particular. A partir de aquí podemos entender gran parte de los símbolos y valores que nos dejan los Caballeros del Zodiaco.

 

Vamos a analizar a cada personaje:

 

Saori Kido: Representa la reencarnación de Atenea (por etimología: “la que conoce las cosas Divinas”). Dentro de la mitología griega se la conoce como la Diosa de la Justicia y de la Guerra con Inteligencia. Fue consejera de grandes héroes como Hércules, Teseo y Perseo. En la serie, Saori cumple la misma función pero guiando a los Caballeros del Zodiaco. En general, se la suele ver con un báculo, en representación de Niké, la Diosa de la Victoria. 

Saori Kido vive por la esperanza de un mundo más justo y en paz. Durante la serie, tiene diálogos profundos con los seres “malvados” (más adelante explicaremos el concepto de mal en la serie) quienes le proponen unir ambas fuerzas para destruir este mundo y arrancar uno de nuevo. Pero Saori siempre mantiene su Fe en levantar, en despertar a la actual Humanidad. Es característico ver como los aparentes malvados, tienen argumentos más que interesantes. No son simples enemigos de la Humanidad que vienen a conquistarla o destruirla. Sino más bien, son seres que también quieren lo mejor pero entendiendo que ya no hay ninguna esperanza con los hombres de hoy.

A simple vista, Saori aparenta cierta pasividad por su poca intervención en los combates. Sin embargo, al profundizar en el análisis del personaje, se puede entender que la función de Saori no es pelear (algo que, sin embargo, hace varias veces en la Serie) sino que ella inspira a sus Caballeros, les aconseja en los momentos más críticos de su vida. Ella es quien se les aparece cuando están entre la vida o la muerte, en el medio de la duda sobre si perseverar o resignarse. Es ella quien les recuerda por qué pelean. Y a partir de sus intervenciones, los Caballeros se levantan una y otra vez para combatir. Es una idea similar a la de Dulcinea con el Quijote, en el sentido de la aquella Dama que inspira al Caballero a seguir luchando. 

 

Seiya (por etimología: “flecha estelar - meteoro”): Es quizás el personaje principal de la serie. Es un chico huérfano con fuertes valores y convicciones morales. Sus defectos son ser impulsivo y testarudo. Pero su gran virtud es su Perseverancia. Es Seiya el que se levanta cuando todos caen, cuando todo parece perdido, Seiya siempre puede un poco más.

Seiya defiende la armadura de Pegaso símbolo en la antigüedad de la psique purificada que permite que los hombres se eleven.

 

Shiryu (por etimología: “dragón violeta”): Es un caballero que se caracteriza por un nivel de sacrificio sobre-humano. En un capitulo memorable, Shiryu se quita la vista para no ver el escudo de Medusa (que al verlo lo convertía en piedra) y así poder vencerla. En otro capitulo, ya en la Batalla de las 12 casas, Shiryu decide prácticamente inmolarse en una caída mortal con Shura de Capricornio. Lo interesante es que cuando Shura ve semejante muestra de sacrificio, decide salvarlo entregándole su armadura.

Shiryu defiende la armadura del Dragón, ser mitológico representado en distintas culturas como Guardián de los Secretos divinos y, también, como símbolo de las fuerzas espirituales del hombre. 

 

Yhoga (por etimología: “rió de hielo”): Es un caballero entrenado en el frío de Siberia y educado sobre la base de Dios y el Amor. Su gran desafió durante toda la serie es el dominio de sus emociones. Esta constante batalla interior de Yhoga llego al punto crítico en el combate contra Camus de Acuario, el Maestro de su propio Maestro. Camus decide matar a Yhoga al verlo incapaz de atacarlo por tener sentimientos hacia él. Por esa razón y expresado por el propio Camus, prefiere ser él mismo quien lo mate debido a su debilidad emocional inadmisible en un Caballero que defiende a Atenea.

Yhoga defienda la armadura del Cisne, representado en algunas culturas como símbolo de Pureza y Nobleza. También, la idea del Caballero del Cisne nos retrotrae a la leyenda germana de “Lohengrin”, como aquel Héroe que aparece para restaurar la Justicia.

 

Shun (por etimología: “parpadeo, titileo”): Es uno de los Caballeros más extraños de todos, aun teniendo una gran importancia en la serie. Shun se caracteriza por querer buscar la Paz en todas las situaciones. Nunca quiere combatir. Esto lleva a Ikki, su hermano, a que muchas veces tenga que combatir por él. Sin embargo, en determinadas situaciones, Shun logra superar sus dudas de querer buscar la Paz a cualquier precio, y pelea. Esta situación nos recuerda al Bhaghavad Ghita en donde Arjuna, el guerrero Pandava, dudaba si tenía que pelear o no frente a los Kuravas, representación de la lucha interior de los Seres Humanos entre nuestras virtudes y nuestros defectos. 

Shun defiende la armadura de Andrómeda, símbolo de la Resistencia.

 

Ikki (por etimología: “el más brillante”): Es un Caballeros diferente a los demás. Se caracteriza por ser uno de los más fuertes y por intervenir poco pero en momentos cruciales de la serie. Tuvo una niñez dura al ser entrenado en la Isla de la Reina Muerte para ganar la armadura del Fénix. Su tortuoso y sufrido entrenamiento lo llevo a tener un rechazo hacia el mundo. Por esta razón, al principio de la serie, aparece del lado de los Caballeros Negros. Sin embargo, Ikki entra en razón de su verdadera misión como Caballero de Atena cuando se admira de la fuerza con la que Seiya lucha por Amor a la Humanidad.

A partir de allí, Ikki interviene para combatir contra los Caballeros más duros y, parecido a Shiryu, pone en juego su vida con tal de vencer en los combates. Uno de estos momentos celebres es el combate en la casa de Virgo contra Shaka en donde pierde todos sus sentidos y, aun así, sigue peleando y se inmola junto a Shaka para vencerlo. Esta actitud nos recuerda a los antiguos guerreros Samuráis, quienes no tenían miedo a morir en la guerra cumpliendo su deber. Todo lo contrario, esto les daba Dignidad.

Ikki defiende la armadura del Fénix, símbolo del renacimiento físico y espiritual, de la purificación y de la inmortalidad.

 

En la serie podemos encontrar elementos filosóficos interesantes de señalar. La existencia de distintos tipos de Caballeros diferenciados en Dorados, de Plata y de Bronce nos remite a la idea de los distintos tipos de Hombre planteada por Platón. Además, existía una especie de Alquimia en cada Caballero que hacia que al tener mayor cosmos, mayor fuerza interior, se generara una Transmutación de la armadura. Esto nos remite a los alquimistas medievales que mediante su propio cambio interior, lograban cambiar los elementos materiales a su voluntad. 

Por otro lado, es interesante el capitulo en que la armadura de Sagitario se niega a luchar del lado de los Caballeros Negros y protege a Seiya cuando Ikki lo ataco. Eso nos da a entender que las armaduras tenían vida propia y, más aun, que debían ser usadas por la Justicia.

 

Otra idea interesante es el concepto de Bien y Mal en la serie. Ya mencionamos arriba que los “malos” tenían una argumentación profunda para destruir el mundo. Pero, además de ello, todos los enemigos de los Caballeros del Zodiaco funcionan más como una forma de despertarlos, de probarlos para que se superen a si mismos. 

El mejor ejemplo de esto son los Caballeros Negros, quienes se caracterizan por ser el lado oscuro de los Caballeros del Zodiaco. Simbólicamente, son el alter ego tradicional de los héroes clásicos. Los Caballeros Negros luchan por sus propios intereses personales (contraste total con las motivaciones de Seiya y sus amigos). Además, tienen la particularidad de no haber tenido la fuerza suficiente para ser Caballeros de Atenea. Es por eso que deciden obtener su armadura, con mayor facilidad, de parte de los magos negros que habitaban en la Isla de la Reina Muerte. No es casual que la lucha entre los Caballeros del Zodiaco y sus alter ego sea al principio de la serie porque, como en toda aventura, es en el comienzo en donde deben definir claramente por qué luchan.

Sin embargo, la “maldad”, en la serie, no es absoluta. Por ejemplo, el Caballero Negro del Dragón salva a Shiryu al admirar su entrega desinteresada por la Humanidad y su profundo sentimiento de Amistad hacia los otros Caballeros. También ocurre que algunos grandes enemigos, con el tiempo, se ponen al servicio de Saori y la defensa de la Justicia. Esto nos recuerda a Plotino cuando decía que no existe una idea de Mal, sino más bien lo que existe es ausencia de Bien.

 

La relación de los Caballeros del Zodiaco con sus Maestros es casi emocionante. El ejemplo más evidente es el maestro de las 5 montañas. Un típico sabio chino que con su Paciencia educa a Shiryu en el combate pero también en la vida y en las leyes de la Naturaleza.

 

Para el final dejo el tema principal de la serie: el Heroísmo. Quizás sea exagerado pero, para una generación, los Caballeros del Zodiaco fueron sus Héroes. Hombres comunes que lucharon para salvar a la Humanidad. Que se comprometieron y se pusieron al Servicio de la Justicia. Todos teniendo un lugar, una misión que cumplir. 

Seiya es claramente  el arquetipo de Héroe, que ante cada caída, se levanta, que entrega toda su energía por la Humanidad. Pero también es interesante rescatar que TODOS los personajes tienen su oportunidad de ser Héroes. Cada uno en su nivel. Y aquí es destacable un personaje menor: Cassios. Él es un guerrero de Atenea, tosco, físicamente dotado, que lucha con Seiya en la batalla final para dirimir quien obtendría la armadura de Pegaso. Derrotado allí, queda como un guerrero más en el Santuario de las 12 Casas. Pero es inolvidable su papel en la casa de Sagitario. Allí, el entrega su vida para retener a Aioros y permitir que Seiya siga su camino. Si no fuese por él, por su pequeña pero fundamental misión, quizás Seiya no hubiese logrado su objetivo de salvar a Saori. Esto nos enseña que todos en nuestra medida podemos ser héroes porque no todos tenemos que hacer lo mismo. Somos maravillosamente distintos, ni mejores ni peores. 

 

Para este mundo lleno de mediocridad, dudas y comodidad, los Caballeros del Zodiaco nos recuerdan que el Hombre puede tener Ideales grandes que lo impulsen a mejorar a la Humanidad mientras se mejora a si mismo. A los Filósofos esto nos suena conocido. Porque la Filosofía a la manera clásica busca eso mismo: transformar la realidad a través de la transformación de uno mismo.

 

Esteban Moro

Sedes en Argentina

Anuario de Actividades 2017